Participar

Informarse

¿El primer paso para resolver un problema? Entenderlo.

Escuche historias reales de personas que viven en la pobreza, infórmese sobre la pobreza en EE. UU., comprenda las causas fundamentales y vea cómo muchas personas se están ayudando a sí mismas y a los demás a salir de la pobreza con la ayuda de la CCHD.

Infórmese sobre la pobreza

  • Ver el video del Tour de Pobreza USA: ¿Cómo es la vida en el umbral de la pobreza? Vea el Tour de Pobreza USA.
  • Visite el Mapa de la pobreza: Visite el Mapa del estado de la pobreza de la Pobreza USA.
  • Complete nuestro Cuestionario sobre la pobreza: Complete nuestro Cuestionario sobre la pobreza y compruebe cuánto sabe sobre la pobreza en EE. UU.
  • Infórmese: ¿Conoce los datos reales de la pobreza? Descubra quiénes están afectados por la pobreza y dónde viven.
  • Lea historias de éxito: Lea cómo muchas personas se enfrentan a la pobreza y descubren que hay esperanza con la ayuda de organizaciones financiadas por la Campaña Católica para el Desarrollo Humano (Catholic Campaign for Human Development o CCHD, en inglés)
  • ¿Dónde está la pobreza? ¿Cuáles son los diez estados de EE. UU. donde existe un mayor número de personas que viven en la pobreza?
  • Asista a una reunión: participe en las reuniones y audiencias vecinales sobre programas y políticas.
  • ¿Dónde está su estado? ¿Dónde queda su estado en el mapa de la pobreza?
  • Busque noticias: vea las noticias locales. Lea los periódicos. Busque historias sobre la pobreza en su comunidad.
  • Infórmese sobre los programas locales: Conozca las políticas y programas de su área que afectan a las familias pobres y de bajos ingresos, incluidos los relativos a vivienda asequible, acceso a la asistencia médica, transporte público y educación de buena calidad.a
  • Refresque sus conocimientos sobre las cifras clave: lea Estadísticas de la pobreza.
  • Libros para todas las edades: visite el Centro Educativo para obtener una lista de materiales de lectura recomendados para diferentes rangos de edad.

Actuar

¿Cómo puede ayudar?

Hay muchas formas de participar. Puede correr la voz sobre la pobreza en EE. UU., abogar por el cambio, buscar y apoyar a las organizaciones de su comunidad, compartir su tiempo o sus recursos, o comunicarse con sus representantes locales.

Únase a nuestra Red de Acción y le enviaremos las últimas novedades sobre los temas que afectan a las personas que viven en la pobreza junto con las oportunidades para brindarles apoyo.

Cómo puede ayudar

  • Comparta esta página con sus amigos en Facebook y anime a otros a involucrarse.
  • Comuníquese con nosotros. ¿Tiene una buena idea? ¿Una historia de éxito que desea compartir? ¿Un grupo que necesita más información sobre la Campaña Católica para el Desarrollo Humano (Catholic Campaign for Human Development o CCHD, en inglés)? ¡Comuníquese con nosotros!
  • Busque un grupo en su área. Busque en su zona una organización de base comunitaria para la auto-ayuda y comuníquese con ella. Busque un grupo financiado por la Campaña Católica para el Desarrollo Humano (Catholic Campaign for Human Development o CCHD, en inglés) cerca de usted. 
  • Calcule sus gastos. Calcule sus gastos de alojamiento y manutención y compárelos con aquellos que están en el umbral de la pobreza: ¿usted podría vivir del monto con el que se vive en la pobreza?
  • Escriba una carta. Escriba una carta al editor de su periódico o al gobierno local.
  • Escriba al Congreso. Escriba a su congresista sobre los aspectos de la pobreza que le preocupan.
  • Apoye a las empresas locales. Apoye a una cooperativa o a una empresa local o de propiedad familiar en su comunidad.
  • Planee unas vacaciones para ayudar a otros. Planee unas vacaciones que se centren en una experiencia de aprendizaje o ayuda.
  • Tome el transporte público. Utilice el transporte público siempre que sea posible. Su apoyo contribuye a la continuidad del servicio de transporte público para todos.
  • Compre por el bien común. Elija tiendas o servicios de su comunidad que apoyen a los grupos locales.
  • Hágase voluntario. Ofrézcase como voluntario a un grupo que ayuda a personas de bajos ingresos. Consulte si existe cerca de usted algún grupo local financiado por la CCHD. 
  • Realice una donación. Busque un grupo financiado por la CCHD cerca de usted o haga una donación al fondo general de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano. 
  • Comparta su experiencia. ¿Es voluntario? Encuentre la forma de compartir con otros lo que ha aprendido sobre cómo combatir la pobreza.
  • Comparta su interés. Hable con otras personas. Informe a otras personas en su comunidad sobre su interés. Ellos lo pueden conectar con nuevas oportunidades.
  • Contribuya a aliviar el hambre. El hambre es un problema recurrente todo el año que obliga a muchas familias a elegir entre la comida y otros gastos. Done alimentos a los comedores sociales.
  • Comparta sus talentos. Comparta su tiempo y sus talentos. Sea sincero sobre cuánto tiempo desea compartir y cuánto puede hacer. Eso lo hará ser mejor voluntario.
  • Organice una campaña de alimentos. Organice una colecta de alimentos en su comunidad. Hable con la organización local que desee patrocinar. Hable también con los responsables del mercado de su zona. Tal vez ya tengan programas en marcha que su organización podría adoptar.
  • Envíe a un estudiante a la universidad. Ayude a estudiantes de bajos ingresos a encontrar financiación para asistir a la Universidad a través de los recursos existentes en su comunidad.
  • Averigüe qué necesitan las personas. Llame a las organizaciones o agencias de su área para obtener una lista de los artículos más solicitados. Distribuya la lista entre sus familiares y amigos para que se unan al esfuerzo.
  • Organice un evento. Recaude fondos para un programa de auto-ayuda con la organización de un evento comunitario, un concierto o maratón a beneficio, o una venta de garaje colectiva. Luego, done el dinero recaudado a un grupo de auto-ayuda.
  • Elija sus palabras sabiamente. Usar términos despectivos o hacer generalizaciones sobre las personas que viven en la pobreza tiene un efecto negativo para esas personas que tratan de salir a flote. En cambio, hable con personas que estén luchando por sobrevivir y escuche sus historias.
  • Sea respetuoso. El trabajo representa mucho más que una simple forma de ganarse la vida: es una manera de seguir participando en la Creación de Dios. Sea respetuoso con las ocupaciones de las personas y muestre consideración a todas las clases de trabajadores que se encuentre a diario.

Conectarse

Para hacer la diferencia, es necesario que todos nosotros trabajemos juntos.

¿Tiene algo que decir sobre la pobreza dentro de la zona de influencia de Pobreza USA o sobre cómo encontrar una salida? Comparta sus ideas y su compromiso con sus amigos y con la comunidad.

Cómo comunicarse con nosotros para realizar una donación: 

Puede hacer una donación directa a la “Campaña Católica para el Desarrollo Humano” (CCHD) (efectivo, cheque o giro postal).

Envíe su donación a:
Ralph McCloud, Director of CCHD
Catholic Campaign for Human Development
United States Conference of Catholic Bishops
3211 4th Street, N.E.
Washington, DC 20017-1194

Todas las donaciones a la CCHD son deducibles de impuestos. Le proporcionaremos el recibo correspondiente a efectos fiscales. Para cualquier consulta, escríbanos por correo electrónico.

Cada mes de noviembre, durante el fin de semana anterior al Día de Acción de Gracias, la mayoría de las diócesis de EE. UU. realizan la colecta nacional a favor de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano (CCHD).

Rezar

Rece por ellos y por su bienestar.       

“La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes” (San Juan Damasceno, Catecismo de la Iglesia Católica 2559). La oración y la meditación pueden abrir nuestros ojos a nuestras responsabilidades y nuestros corazones a las soluciones.

Millones de personas de Estados Unidos y de todo el mundo luchan por sobrevivir.

Reflexiones sobre la pobreza

  • “Ven, Espíritu Santo, y abre nuestros corazones, mentes y almas a tu presencia. Concédenos la fuerza para seguir el ejemplo de Jesús. Al igual que a Jesús, que el Espíritu Santo nos otorgue a nosotros una voz para clamar por la justicia para los pobres. Recuérdanos que lo que hacemos al más débil de entre nosotros, te lo hacemos a ti.” Answering the Voice of the Spirit (“Respuesta a la llamada del Espíritu Santo”), Campaña Católica para el Desarrollo Humano.
  • “En consecuencia, uUna auténtica cultura de la solidaridad ha de tener, pues, como principal objetivo la promoción de la justicia. No se trata sólo de dar lo superfluo a quien está necesitado, sino de ‘ayudar a pueblos enteros —que están excluidos o marginados— a que entren en el círculo del desarrollo económico y humano.’” Papa Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2001, Juan Pablo II, Carta Enc. Centesimus annus, 58.”
  • “Estamos Hemos sido llamados de un modo una manera especial para a servir a los pobres y vulnerables, a para construir puentes de solidaridad entre los pueblos las gentes de distinctas diferentes razas y naciones, idiomas lenguas y habilidadescapacidades, sexo géneros y culturas.” Obispos Católicos de EE. UU., Comunidades de Sal y Luz
  • “Somos una comunidad de la fe muy diversa–, racial, étnica, económica e ideológicamente. Esta diversidad debe ser respetada, reflejada y celebrada en nuestro ministerio social.” Obispos Católicos de EE. UU., Comunidades de Sal y Luz
  • “Hombre, ya te he explicado lo que es bueno, lo que el Señor desea de ti: que practiques la justicia y ames la lealtad y que seas humilde con tu Dios.” Miqueas 6:8
  • “La fe católica El catolicismo no nos llama a abandonar el mundo, sino a contribuir a darle forma. Esto no implica abandonar quiere decir que debamos dejar a un lado las tareas y responsabilidades mundanas, sino transformarlas… La justicia social y el bienestar común se construyen o se derrumbanstruyen día a día en las innumerables decisiones y opcioneselecciones que tomrealizamos.” Obispos Católicos de EE. UU.,Obispos Estadounidenses, Cristianos de Cada Día: Tienen Hambre y Sed de Justiciadad cotidiana
  • “Nuestro mundo empieza el nuevo milenio cargado de las contradicciones de un crecimiento económico, cultural, tecnológico, que ofrece a pocos afortunados grandes posibilidades, dejando no sólo a millones y millones de personas al margen del progreso, sino a vivir en condiciones de vida muy por debajo del mínimo requerido por la dignidad humana.” Papa Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte, Carta Apostólica al Concluir el Gran Jubileo del Año 2000, 6 de enero de, 2001
  • “El cristiano (…) debe aprender a hacer su acto de fe en Cristo interpretando el llamamiento que él dirige desde este mundo de la pobreza.” Papa Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte, Carta Apostólica al Concluir el Gran Jubileo del Año 2000, 6 de enero de, 2001
  • “Para los fieles católicos el compromiso de construir la paz y la justicia no es secundario, sino esencial.” Papa Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2000
  • “Ser creyente significa que uno vive de cierta manera,: caminando con el Señor, haciendo justicia, amando lo buenomisericordia, y viviendo en paz con todosentre toda las gentes. SerEl discípulo ipulado de Cristo cristiano significa practicar lo que Jesús predicó.” Cristianos de Cada Día: Tienen Hambre y Sed de JusticiaObispos Estadounidenses, Cristiandad cotidiana*
  • “En tiempo de abundancia, recuerda el tiempo de hambre, y en los días de riqueza, la pobreza y la penuria.” Eclesiástico 18:25
  • “Es motivo de esperanza constatar cómo, a pesar de que hay múltiples y graves obstáculos, se siguen desarrollando día a día iniciativas y proyectos de paz, con la generosa colaboración de tantas personas. La paz es un edificio en continua construcción.” Papa Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2000
  • “(…) cambios radicales en la política mundial dejan a América con una elevada responsabilidad de ser para el mundo ejemplo de una sociedad verdaderamente libre, democrática, justa y humana.” Papa Juan Pablo II, St. Louis, Missouri, enero de 1999
  • “De la historia de la salvación aprendemos que el poder es una responsabilidad: es un servicio, no un privilegio. Su ejercicio es moralmente justificable cuando es usado para el bien de todos, cuando es sensible a las necesidades de los pobres y desprotegidos. Papa Juan Pablo II, St. Louis, Missouri, enero de 1999
  • ““América proclamó primero su independencia sobre la base de verdades morales evidentes en sí mismas. América seguirá siendo un faro de libertad para el mundo en la medida en que se funde en esas verdades morales que son el centro mismo de su experiencia histórica. Entonces América: Si quieres paz, trabaja por la justicia. Si quieres justicia, defiende la vida. Si quieres vida, abraza la verdad: la verdad revelada por Dios.” Papa Juan Pablo II, St. Louis, Missouri, enero de 1999
  • “Él contestó: ‘Quien tenga dos túnicas, que dé una al que no tiene ninguna, y quien tenga comida, que haga lo mismo.’” Lucas 3:11
  • “Y el rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron.’” Mateo 25:40
  • “Los hermanos y los bienhechores son útiles en la adversidad, pero más todavía salva la limosna.” Eclesiástico 40:24
  • “Me entregaste tu escudo victorioso y tu mano derecha me sostuvo; me engrandeciste con tu triunfo” 2 Samuel 22:36
  • “Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.” Salmo 41:2
  • “Tú escuchaste mi voz: ‘¡No cierres tu oído a mi grito de auxilio!’” Lamentaciones 3:56
  • “El que se apiada del pobre presta al Señor, y él le devolverá el bien que hizo. ” Proverbios 19:17
  • “Si hay algún pobre entre tus hermanos, en alguna de las ciudades del país que el Señor, tu Dios, te da, no endurezcas tu corazón ni le cierres tu mano.” Deuteronomio 15:7
  • “Es verdad que nunca faltarán pobres en tu país. Por eso yo te ordeno: abre generosamente tu mano al pobre, al hermano indigente que vive en tu tierra.” Deuteronomio 15:11
  • “El rico y el pobre tienen esto en común: el Señor los hizo a los dos.” Proverbios 22:2

Fuentes: (1) Los textos de la Sagrada Escritura utilizados en esta obra han sido tomados de los Leccionarios I, II y III, propiedad de la Comisión Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Conferencia Episcopal Mexicana, copyright © 1987, quinta edición de septiembre de 2004. Utilizados con permiso. Todos los derechos reservados.(2) http://www.vicariadepastoral.org.mx/sagrada_escritura/biblia/antiguo_testamento/biblia_indice.htm