La Cooperativa de Crédito Holy Rosary

La Cooperativa de Crédito Holy Rosary

“Es la expresión en la cara de una persona cuando al fin tiene un auto para ir al trabajo o, por primera vez en su familia, abre una cuenta corriente o encuentra la posibilidad de devolver un préstamo anticipado de dinero”, afirma Carol Wright, de la Cooperativa de Crédito Holy Rosary (Holy Rosary Credit Union en ingles). “Éxitos como éstos pueden cambiar la vida de las personas y hacer que todo merezca la pena”.

La Cooperativa de Crédito Holy Rosary es una institución financiera con rasgos muy particulares. Fue creada para prestar servicios a los “no bancarizados”, los más pobres entre los pobres que no tienen acceso a cuentas corrientes o hipotecas y otros préstamos. Sus miembros, que son también titulares de cuentas, provienen de diferentes orígenes étnicos y raciales: vietnamitas, hispanos en general y otros grupos.

Al no poder acceder a una fuente confiable de servicios financieros, las personas de estas comunidades caen, con frecuencia, en manos de prestamistas de dinero rápido y de empresas de venta de automóviles sin escrúpulos, que los obligan a pagar cifras exorbitantes y los hunden cada vez más profundamente en la deuda. Muy pocos consiguen que les concedan un préstamo hipotecario. “Éstos son los préstamos que otros bancos no realizan o no quieren realizar”, dice Wright. Gracias a la cooperativa de crédito, estas personas tienen un medio para ganarse la vida, una manera de desarrollar su cartera de activos y la posibilidad de un futuro sin pobreza.

La Cooperativa de Crédito Holy Rosary también ofrece programas de iniciación a las finanzas que incluyen, por ejemplo, técnicas empresariales, compra de vivienda y educación financiera en español. “Se necesita a todo un pueblo para educar a una persona… financieramente”, explica Wright. “Gracias a los fondos de contrapartida aportados por CCHD, pudimos solicitar una subvención para agregar voluntarios del programa VISTA a nuestro personal, e incrementamos así nuestra productividad. Sin ellos no podríamos funcionar. Todos juntos somos uno”, afirma, “y estamos llamados a atender a los más necesitados. Ésta es una oportunidad para responder a esa llamada”.

This post is also available in: Inglés